Trabajar comodamente

¿Te has parado a pensar alguna vez las horas que estamos sentados delante del ordenador? ¿Sabes la cantidad de horas semanales en las que tus músculos están en modo stand bey? Pues ya te digo yo que muchas. A ver no es por poner quejas, yo me considero una afortunada solo por el hecho de trabajar en una oficina. Lo buenos de trabajar en sitios así es que cuando acaba tu jornada, acaba, apagas el ordenador y hasta mañana no su vuelve a encender, estas calentita en invierno y fresquita en verano, dispones de un sitio donde tomar un café y de un rato para salir a fumar un cigarro (yo que no fumo salgo a estirar las piernas). Estas condiciones laborales son de agradecer, no hacemos esfuerzos físicos ni tenemos grandes problemas. La única pega es el tiempo que permanecemos sentados.

Empecé a experimentar un leve cosquilleo en las piernas, lo cual me preocupó un poco cuando era casi a diario, decidí entonces comprar en https://www.hipermaterial.es/ un reposa pies adaptable en altura por qué no soy muy alta. Y necesito un poco mas de altura. De este modo puedo poner las piernas de distintas maneras y a distintos niveles de altura lo que me alivia los dolores y la tensión acumulada en las articulaciones.

Una vez metida en la compra he adquirido otro para casa, la verdad es que en casa no suelo estar mucho tiempo en el ordenador y si lo estoy suelo coger el portátil y me lo pongo en las piernas mientras yo descanso en el sofá (supongo que es lo que hacemos todos) y reviso el correo o mando algún email. La comodidad no está reñida con el trabajo y lo mejor es hacerlo de la mejor manera posible. Utilizar una buena silla es fundamental, que nos permita descansar la espalda de manera adecuada, también los brazos para una correcta postura, tenerla a la altura ideal es una de las cosa que mas debemos de rectificar ya que no debemos forzar el cuello para poder mirar bien el ordenador.

Las lesiones de espalda y cervicales son más comunes de lo que pensamos y adquirir una postura correcta en el trabajo es una de las mejoras que debemos emplear para evitarlas. De nada servirá tener una silla que nos dé hasta masajes si la postura que tenemos no es la correcta, algo de vital importancia para nuestra espalda.

 

 

Esta entrada fue publicada en oficina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *