Memos más imanes, la opción ideal

No cabe duda de que los memos o las notitas que hacemos se han ganado un lugar importante en la manera en la que administramos una vida plagada de tareas. Y esto no solo es en lo que respecta al trabajo sino también en nuestro propio hogar.

¿Cuántas veces no hemos sido literalmente salvados por estas pequeñas notas tan oportunas justo en el momento en el que estamos olvidando algo de suma importancia?

No obstante como todo instrumento de utilidad la ubicación de los mismos es igualmente importante, en especial cuando se trata de recordarnos algo. Y es que este aspecto es netamente estratégico más que decorativo.

Motivo del cual el lugar en donde terminemos poniendo la nota, debe ser uno por el que obligatoriamente pasemos en nuestro día a día. Esto nos deja opciones algo limitadas en cuanto a espacio y por supuesto en cuanto a lugares dependiendo directamente de donde nos encontremos.

Por ejemplo, si se trata del trabajo a veces no hay mejor lugar que el monitor del computador en nuestro escritorio. Pero cuando de la casa se trata a veces no hay mejor sitio que el refrigerador y los imanes personalizados para la nevera son lo mejor . Y es que precisamente siempre pasamos por allí en nuestro ir y venir diario, por lo que el mismo funciona como un seguro de recordatorio ya que lo veremos.

Imanes y memos

Por ello usar memos imantados es la mejor opción ya que colocar notas encima del refrigerador las deja ocultas a simple vista y las mismas deben estar explícitas para poder fungir como verdaderos recordatorios.

Aunado a esto el uso de memos unidos a un imán se yerguen como la manera más eficiente, en especial para asegurar que las notas no se caigan de la puerta del refrigerador. Cosa que tiende a pasar cuando se emplean las notas con pegamento estándar debido a la textura siempre metálica de la puerta.

Esta entrada fue publicada en imanes nevera, imanes personalizados. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario